bailas@stefaniaarias.com

SI TIENES UN SUEÑO ¡HAZLO!

Stefanía Arias / 25/11/2018

Soñar es parte del ser humano, es gratis, saludable y nos divierte. Generalmente solemos pensar en los sueños como algo utópico por el simple hecho de que no sabemos cómo alcanzarlos, y desde luego que con esa mentalidad estaremos en lo cierto. Suele ocurrir que, al plantearnos esta posibilidad, nos parece que está tan alejado que ya solo de imaginarlo nos agotamos.

Socialmente asociamos a los sueños la renuncia de muchas cosas que nos importan porque nos han hecho creer que habrá fracaso, que no llegaremos y que tan sólo unos cuantos afortunados llegan a esa ansiada cima.

Una enorme tarta no podemos comérnosla de un solo bocado y un sueño no se logra de un día para otro, por tanto lo primero que tenemos que tener claro es si ese sueño es debido a una elección libre que parte de nosotros, o si por el contrario hemos visto el éxito cercano y nos ha cegado su brillo. En cuanto identificamos la pasión, el estar constantemente pensando en ese objetivo, en esa posibilidad o dedicamos gran parte de nuestro tiempo a ello, incluso sin percibir un dinero, tenemos la pista de que ahí reside el sueño.

Puedes empezar a pensar que se trata de una pequeña dosis de ilusión y amor propio generando a su vez el mismo efecto en los demás. Cuando aportamos de corazón y damos al mundo eso tan valioso que tenemos y que hemos modelado como artistas que somos, viene el obtener el sueño. Siempre debe empezar en uno mismo para después darlo al resto.

El entusiasmo vende y se contagia, por tanto mide en dónde está la mayor parte del tuyo, no tiene que ser solamente una cosa, pues debes saber que a los sueños van unidas todas las demás a las que crees renunciar.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha este enlace para mayor información.