bailas@stefaniaarias.com

LA IMPORTANCIA DE CONOCERSE

Stefanía Arias / 25/11/2018

Las personas, a medida que crecemos y nos desarrollamos, empezamos a plantearnos preguntas trascendentales en algún punto de nuestra vida. Las preguntas trascendentales hacen referencia a aspectos tales como: de dónde venimos, por qué existimos, si tenemos o no algo importante que hacer en esta vida, si existe la reencarnación... y quizás otras tantas más personales.

La historia de la filosofía nos muestra cómo en diferentes culturas se planteaban corrientes de pensamiento de este tipo, dando lugar a los grandes pensadores de la historia tales como Platón, Aristóteles, Kant o Nietzsche... entre otros.

En nuestra Era existe mucha desconexión de la naturaleza y de nosotros mismo, creyendo que ya lo hemos inventado todo, y paralelamente hay infinidad de personas que no entienden o encuentran el sentido de su vida. ¿Te ha pasado alguna vez? ¿Sentir que lo tienes todo y no ser feliz? ¿Sentir que te faltan cosas y tampoco eres feliz?

Esto suele ser algo muy común para las generaciones de finales del siglo XX y principios del XXI, pues nuestras referencias parten desde una etapa medieval con muchos arcaicismos que aún mantenemos a nivel cultural, tanto de hábitos, como formas de pensamiento y es, en la actualidad, cuando empezamos a mirar en nuestro interior y le ponemos nombre a las emociones dándoles la importancia que tienen. Es ahora cuando estamos, de nuevo, cambiando las formas de ver la vida y escribiendo nosotros mismos nuestra historia, y claro, no llevamos mapa de ruta para saber qué es lo correcto y qué no lo es.

Afortunadamente tenemos algo muy valioso que hemos descubierto recientemente y se ha convertido en nuestra brújula. Se llama mentalidad. Esto, unido a las emociones, nos aporta un significado para saber qué queremos independientemente de lo que se haya vivido o hecho en etapas anteriores, y es ahí, cuando descubrimos que tenemos la opción de elegir, de ser dueños de nuestra vida, y sobre todo, que podemos ser felices.

Tenemos una barrera importante que saltar, y ese es nuestro entorno, pero poco a poco, cuando decidimos conocernos a nosotros mismos, aprendemos a ver la grandeza que tenemos como seres humanos y la libertad que genera para poder cambiar y mejorar nuestras vidas.

Todo empieza por hacerse preguntas cuestionando si la educación que hemos recibido es inamovible o quizás, podemos escribir valores nuevos gracias a estas nuevas formas de vida para las siguientes generaciones.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha este enlace para mayor información.