bailas@stefaniaarias.com

LA DANZA COMO MÉTODO DE SANACIÓN

Stefanía Arias / 30/10/2019

Existe un momento en nuestra vida en que hacemos un click mental y empezamos a valorar otras opciones y posibilidades de una manera más intensa. Esto suele ocurrir cuando hemos tenido una experiencia que nos hace poner los pies en la tierra y nos lleva a hacernos preguntas más profundas sobre nuestra existencia y misión en la vida.

La experiencia artística es una sensación que no la llega a experimentar cualquiera, sobre todo llegan a ella las personas consideradas muy emocionales por la carga de sensaciones que el arte les puede producir. En definitiva, esto provoca una sensación de liberación y sanación que no se puede explicar con palabras, sino que más bien, únicamente podemos entenderla mediante la escucha del cuerpo.

Tenemos la idea de que la sanación es la quietud, es la sensación de estar en meditación y parar, y es cierto, pero existen otros perfiles de personas, consideradas más “mentales” a las cuales les resulta más complicado sentir la emoción porque no se han cuestionado esto, o porque les han educado de manera que, expresarse supone algo negativo y crea vulnerabilidad. 

Suelen ser perfiles con miedo a hablar en público, con miedo a dar su opinión sobre temas que no conocen del todo y un tanto introvertidas y con falta de espontaneidad. A estas personas suele faltarle casi siempre la motivación completa o la energía de la acción para llegar a donde quieren en algunas áreas de su vida, sintiendo bloqueos que no llegan a entender. Hay una falta de disfrute, de pasión y de soltar el control por esa sensación de vulnerabilidad, llegando a afectar incluso, a áreas de la intimidad, la energía femenina, etc. 

La energía del movimiento, de la actividad y de la fuerza es otra forma de sanar este tipo de características para romper barreas y miedos impuestos por nuestra sociedad y educación. La danza es una terapia al igual que otras artes, es una expresión del alma a través del cuerpo en donde todo empieza a fluir a medida que se desbloquea mediante los movimientos.

Las personas experimentan una sensación de libertad, de fluidez y de auto conocimiento que no sabían que tenían, desarrollando así nuevas cualidades y habilidades corporales, mentales y emocionales.

Los resultados son altamente positivos porque genera endorfinas y eso provoca una relajación mental que conecta con nuestra parte creativa, produciendo a su vez una actitud más proactiva ante cualquier reto, situación personal o profesional.

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha este enlace para mayor información.